Revista online de temas variados

Homosexualidad y fútbol

Homosexualidad y fútbol

Hasta la fecha ningún jugador de fútbol profesional ha salido del armario, mientras que en otros deportes considerados más masculinos que el balompiés son muchos los homosexuales declarados.

Una polémica cada vez más creciente

Siempe que se celebra un acontecimiento futbolístico de nivel internacional surge la polémica sobre la homosexualidad. Estadísticamente, es imposible que en un mundo integrado principalmente por hombres, no haya cierto número de homosexuales, sin embargo hasta la fecha no se ha dado a conocer ninguno. Probablemente, la poca naturalidad con la que se trata la cuestión haga que aquellos que están dispuestos a dar el paso y “salir del armario” se lo pienses un poco más, ya que toda la prensa vive pendiente de la primera declaración de homosexualidad de un futbolista.

La cuestión es muy comentada y la extrañeza ante la ausencia total de jugadores gays declarados hace que el tema resulte cada vez más morboso. Igualmente, las opiniones de seleccionadores o de jugadores famosos con respecto a la homosexualidad en el fútbol son conocidas. Entrenadores como el español Vicente del Bosque han asegurado en alguna ocasión que no ve problema alguno en contar con un jugador gay en el vestuario y que lo deseable sería que manifestasen su condición sexual si lo desean o la callase si, por el contrario, son más recelosos de su intimidad. Sin embargo, esta posición abierta no es la común entre los profesionales de este deporte. El jugador de fútbol italiano, Fabio Cannavaro, o el entrenador de origen brasileño, Carlos Alberto Parreira, han declarado que la homosexualidad pude ser un problema en un vestuario e incluso han llegado a asegurar que no existen hombres homosexuales en el fútbol.

El fanatismo y el miedo a salir del armario

Los jugadores de fútbol, considerados por algunos como los gladiadores del siglo XXI, están sometidos a una enorme presión mediática. El público los considera héroes y espera de ellos hazañas comparadas a las de personajes mitológicos y una entrega total hacia el equipo. Los sentimientos que despierta el fútbol son bastante primarios. La pasión, la euforia o la rabia pueden llevar a un aficionado al fanatismo y por ello, probablemente, resulte complicado para un jugador “salir del armario”. Asimismo, se ha consolidado la imagen de la mujer del futbolista. Modelos, cantantes o actrices de extrema belleza y estilismo son difícilmente sustituibles en el imaginario colectivo por un hombre. El mundo del fútbol se revela como uno de los más conservadores.

El cine una puerta de entrada

En muchas ocasiones el mundo del cine ha sido una puerta de entrada para normalizar y liberalizar ciertos tabúes. El antirracismo, la lucha obrera o el feminismo han tenido sus obras maestras cinematográficas a través de las cuales los directores han transmitido al gran público las motivaciones y las razones de ser de estos movimientos. Sin embargo, aunque la homosexualidad también ha sido un tema recurrente en la gran pantalla, no existen apenas películas que sirvan como símbolo de liberación de los deportistas homosexuales.

Imagen: janedoe007 – FotoliaSimilar Posts: