Revista online de temas variados

Presentación de equipos

flickr.com / stev.ie

En junio de 2003 David Beckham ficha por el Real Madrid después de su paso por el Manchester United. Este jugador se convertirá en poco tiempo en paradigma de icono mediático, con fama mundial, constituyendo un fenómeno sin precedentes en el mundo del fútbol.

Un deporte tradicionalmente de hombres y para hombres, comienza a despertar el interés femenino y de otros muchos sectores de la sociedad. El jugador también vende su imagen, por lo que la cuida hasta el más mínimo detalle, nada que ver con los antiguos futbolistas.

Y en medio de este clima muchas personas y entre ellos Robert Ingli Douglas, dirigiendo esta película en 2005, nos hacíamos la misma pregunta: músicos, actores, incluso algún político revelan públicamente su condición homosexual, las estimaciones nos dicen que aproximadamente el 10% de la población occidental podría serlo pero, ¿por qué nadie en el ámbito futbolístico?

A pesar de la apertura a sectores como la moda o la publicidad impensables hace años el mundo del fútbol, dominado generalmente por hombres, ¿sigue siendo machista? ¿Cómo afectaría una declaración así al jugador que la manifestara? ¿Cómo sería su convivencia diaria con los compañeros en los viajes, las concentraciones o los vestuarios?

Con bastante ironía y mordacidad Robert I. Douglas nos presenta esta película donde nos plantea su punto de vista sobre el tema, en clave de humor. Ubicando la trama en un ambiente pretendidamente retrógado y homófobo en ocasiones sonreímos ante lo paródico de algunas situaciones, pero al acabar de visionar la película no podemos evitar hacernos la siguiente pregunta.

¿Es una parodia? O realmente en pleno siglo XXI no somos tan abiertos de mente como todos queremos pensar.

Similar Posts: